This article is available in: English Español

La semana pasada, los medios de comunicación publicaron información sobre un programa de vigilancia de internet del gobierno de los Estados Unidos llamado PRISM[1], que al parecer permite al gobierno de EE.UU. recabar información personal directamente desde los servidores de ciertos proveedores de servicios con sede en ese país.[2] La mayoría de los proveedores de servicios presuntamente implicados han negado la participación en PRISM,[3] pero el presidente Obama parece haber reconocido y defendido la existencia del programa.

Persisten incertidumbre y preguntas sin responder acerca de la naturaleza y el alcance de PRISM. Estos informes públicos, contradictorios entre sí, han preocupado a la comunidad de Wikimedia, incluyendo a la Fundación Wikimedia.

¿Dónde estamos ahora? La Fundación Wikimedia no ha recibido solicitudes u órdenes legales para participar en PRISM, para cumplir la ley Foreign Intelligence Surveillance Act (FISA), o para participar o ayudar en ningún programa secreto de vigilancia de inteligencia. Tampoco hemos “cambiado” nuestros sistemas para hacer más fácil la vigilancia del gobierno, como según el New York Times es el caso de algunos proveedores de servicios. [4]

¿Por qué nos importa La Libertad de expresión y acceso a la información son valores fundamentales de Wikimedia. Estos valores pueden verse comprometidos por la vigilancia: editores y lectores comprensiblemente están menos dispuestos a escribir e informarse tan honesta y libremente. En pocas palabras, “los derechos de privacidad son necesarios para la libertad intelectual“.

Además, mientras PRISM es un programa del gobierno de Estados Unidos, la naturaleza global del tráfico de Internet, y el alegado intercambio de información de vigilancia entre gobiernos, significa que los usuarios de Internet de todo el mundo están potencialmente afectados. Debido a esto, sentimos la obligación de que toda nuestra comunidad global de colaboradores y lectores entienda mejor (y posiblemente responda) este problema.

La consulta y la acción Debido a las muchas preguntas abiertas sobre PRISM y la importancia potencial de este tema para nuestros valores fundamentales, creemos que es apropiado consultar a la comunidad de Wikimedia acerca de los próximos pasos que podríamos tomar.[5] En nuestra opinión, los gobiernos deben ser transparentes con el público. Esta transparencia es esencial para nuestra capacidad (y la de otras organizaciones afines) de determinar si una demanda legal o constitucional es apropiada en un caso como éste.

Mozilla, Electronic Frontier Foundation, Free Software Foundation y Center for Democracy and Technology, entre muchos otros, han comenzado a trabajar juntos en este tema. Preparando en inicio una carta abierta al Congreso de Estados Unidos, exigiendo transparencia, investigación, reforma y la rendición de cuentas; y han pedido a las personas y a otras organizaciones -como la Fundación Wikimedia- unirse a ellos.

Tal como nosotros lo vemos, tenemos un papel importante que desempeñar para ayudar a garantizar la protección de la libertad de expresión y acceso a la información que se relacionan con nuestra misión. En consecuencia, creemos que la Fundación Wikimedia debe colaborar con estas organizaciones, y posiblemente otras, y sumarse a sus esfuerzos para exigir cuentas al gobierno para que explique sus programas de vigilancia de Internet.

Dicho esto, queremos conocer la opinión de ustedes sobre estos temas antes de tomar cualquier acción. ¿Deberíamos unirnos a estas organizaciones en sus declaraciones públicas y en los esfuerzos que se relacionan con los valores y la misión de la comunidad de Wikimedia?. Por favor, dé su opinión en https://meta.wikimedia.org/wiki/PRISM. Tendremos en cuenta todos los comentarios, pero, debido a que los acontecimientos suceden rápidamente, sentimos que necesitamos tomar una decisión al respecto hasta el 21 de junio de 2013.[6]

Con nuestro agradecimiento,
Geoff Brigham Asesor General de la Fundación Wikimedia[7]

  1. The Washington Post y The Guardian publicaron la historia el 6 de junio.
  2. Un informe temprano alegó notable amplitud de datos accesibles bajo el programa. CNET, desde entonces ha reportado, que el programa al menos incluye algunos procesos particulares y formalizados.
  3. TechCrunch emitió una publicación negando la participación ocho organizaciones presuntamente implicadas.
  4. La vigilancia es posible sin nuestra cooperación. Como resultado, el fisgoneo del tráfico general de internet por gobiernos u otros, puede afectar a nuestros colaboradores y lectores. Para prevenir esto, los sitios de Wikimedia ya son accesibles bajo el protocolo HTTPS, e instalar HTTPS Everywhere hace que esta sea la configuración por defecto. Estamos trabajando para incrementar el uso del protocolo HTTPS de manera predeterminada tanto para los lectores y usuarios registrados, sin la necesidad de instalar ninguna extensión. Las actualizaciones se publicarán en nuestro blog de ingeniería.
  5. Como ustedes probalemente sepan, la comunidad Wikimedia ha trabajado junto a la Fundación Wikimedia una política sobre la asociación de la Fundación respecto a ciertos temas políticos o relacionados a la política en general. Ésta se aplica cuando, entre otras cosas, la Fundación Wikimedia busca colaborar con otras organizaciones para tomar una decisión sobre una cuestión relacionada a la política o a una política en particular. En este marco, la consulta a la comunidad es altamente valorada.
  6. Esta propuesta está destinada a orientar la participación de la Fundación Wikimedia y no pretende restringir a otros Wikimedistas de actuar a título personal.
  7. Un agradecimiento especial a todo el Equipo de Defensa Legal de la Comunidad por su ardua labor en ayudar a la investigación y la elaboración del proyecto de esta entrada del blog, con mi especial agradecimiento a Luis Villa, Asesor General Adjunto; Mateo Collins, Asistente Legal, y Stephen LaPorte, Asesor Legal.